lunes, 15 de marzo de 2010

'La vida ante sus ojos', Vadim Perelman

Una mujer con una vida aparentemente feliz ve como su tranquilidad se va sacudida en el aniversario de aquel lejano día en que un compañero de clase disparó a varios alumnos en el instituto. Hasta aquí se puede leer, cualquier detalle más sería spoiler.

La vida ante sus ojos se presenta como un thriller con tintes dramáticos, pero desde el principio no pasa de ser una película inaguantable. Los noventa minutos de metraje son una alternancia entre flashbacks absurdos y escenas indigeribles con una Uma Thurman que va y viene y que poco puede aportar a un personaje tan descentrado. La dirección (Vadim Perelman) no es que sea mala, es que es terrible, y el guión, de Emil Stern, tiene tan poca gracia, que uno no sabe si el problema es de la novela en la que está basado (escrita por Laura Kasischke) o es que el guionista no sabía una manera mejor de adaptarla.

Da la sensación de que guionista y director sabían cómo empezarla y acabar la película, pero no tenían ni idea de cómo llenar el desarrollo, así que empezaron a cortar, pegar y así les salió un resultado insostenible: una película tremendamente soporífera y floja, muy floja.

No hay comentarios: