martes, 16 de febrero de 2010

'Nunca juegues con extraños 2', Louis Morneau

Nunca juegues con extraños 2 vuelve a exprimir el argumento de la película de Spielberg El diablo sobre ruedas, aunque sin la gracia de ésta. Después de la primera entrega, dirigida por John Dahl, en 2008 llegó esta nueva aventura del conductor que disfruta matando con su enorme camión en las carreteras estadounidenses.

Dirigida esta vez por Louis Morneau, la película pone su punto de atención en cuatro jóvenes que van a Las Vegas (cómo no) a divertirse. Pero el coche se les estropea en mitad de las desértica carreteras de Estados Unidos (cómo no) y deciden buscar ayuda en la persona menos indicada (cómo no). A partir de aquí, el conductor invencible e inmortal, empieza su sangría particular.

Este tipo de películas se hacen sin demasiadas pretensiones, sólo para atraer al público que disfrutó, más o menos, de la primera y explotarse como producto cinematográfico en los videoclubs. Es decir, verla, alquilarla, no impactar demasiado y que pase el siguiente. Así que Nunca juegues con extraños 2 es floja, muy floja, pero tampoco se esperaba más de ella.

No hay comentarios: