viernes, 14 de agosto de 2009

'Resacón en Las Vegas', Todd Phillips

Se ha presentado como la comedia revelación de Estados Unidos y ha llegado con una potente campaña de publicidad. Resacón en Las Vegas cuenta una historia al estilo Very bad things, pero en clave de humor. Cuatro tipos deciden ir a la meca de los casinos para celebrar la despedida de solteros de uno de ellos. Pretenden pasar una velada divertida sin excesos, pero la noche les juega una mala pasada. Al despertar, descubren que han perdido al amigo que se va a casar al día siguiente y que tienen un montón de problemas por resolver antes que regresar para la boda.

He visto la película y me ha decepcionado. Las escenas de humor son demasiado forzadas y exageradas. ¿Quién se cree que cuatro tipos borrachos han logrado meter un tigre en la habitación del hotel? Entiendo que es una comedia, pero no eran necesarios los disparates. Algunos gags son tan previsibles que anulan la carcajada. Y con eso no quiero decir que no haya habido momentos en los que me haya reído. Claro que me he reído. Pero al igual que el filme tiene momentos buenos, también tiene largas partes de mirar el reloj e impacientarse.




No es una comedia ácida ni excesivamente original, sino un proyecto para conseguir un taquillaje respetable y para que el público salga de la sala con buen humor. La facturación le ha asegurado a su director, Todd Phillips, un éxito que nos deja como rédito una secuela que llegará en 2011.

No hay comentarios: