domingo, 16 de agosto de 2009

'Paranoid Park', Gus Van Sant

Paranoid Park es la película que Gus Van Sant rodó antes de Mi nombre es Harvey Milk. Con reminiscencias, aunque lejanas, a su filme Elephant, la película se centra en un accidente que ha acabado con la vida de un guardia de seguridad de unas vías de trenes. El causante del desastre es un adolescente, Alex (Gabe Nevins), que tiene que enfrentarse a las sospechas de la policía y a su conflicto personal.

El guión, del propio Van Sant y basado en la novela de Blake Nelson, es sencillo. De hecho, es tan sencillo, que el espectador puede penetrar hasta la esencia más profunda de la película. De ese modo es fácil ver que, desde el punto de vista técnico, Paranoid Park es una obra maestra. Al espectador podrá seducirle más o menos la historia (a mí me ha seducido y mucho), pero si juzgamos el montaje, la fotografía, la banda sonora (etcétera), no hay nada que reprochar. Paranoid Park es pura genialidad, destila inteligencia en cada plano. Diría, aún siendo osado, que es de las mejores películas de Gus Van Sant.




Aunque el filme esté catalogado como drama, lo cierto es que no es un drama al uso. El director ha intentado evitar el dramatismo en todo momento. De hecho, aunque suene exraño, Van Sant parece que no intervenga en la historia; simplemente impone su carácter en los aspectos técnicos. Pero a pesar de esa distancia, el espectador se siente en todo momento dentro de la cabeza del protagonista. Una exraña paradoja con buenos resultados. Que quede dicho: el cine merece la pena por películas como ésta.

No hay comentarios: