viernes, 10 de abril de 2009

'Toma el dinero y corre', Woody Allen

Toma el dinero y corre (1969) fue la primera película rodada por Woody Allen, con la que parodiaba las películas de ladrones de bancos y de fugas carcelarias. Según explica Pep Aixalà en su libro Todo sobre Woody Allen (Océano, 2001), Allen quería parodiar filmes como Bonnie & Clyde, hasta el punto de haber escrito otro final en el que Virgil (Allen) acababa tiroteado, pero desistió al ser un final demasiado duro para una comedia.

Virgil es un negado para salir adelante como una persona decente. Todos sus proyectos se van al traste, así que decide ganar dinero por la vía rápida: a base de atracos a mano armada y de pequeños hurtos. Pero Virgil no puede aparcar su torpeza tampoco en la delincuencia y la policía lo atrapa una vez tras otra.

Toma el dinero y corre se presenta como un falso documental sobre la vida criminal de Virgil con entrevistas a personas que lo conocieron y cortes de imágenes de archivo que sirven para contextualizar la historia. Narrado con voz en off, el humor radica en gags visuales bastante absurdos, lejos del ingenio de sus posteriores guiones. A pesar de ello, no podemos negar la gracia de la primera etapa de Woody Allen, en la que tiende a aparecer como un irresistible seductor que siempre se muestra como un incompetente para llevar a cabo cualquier proyecto. De hecho, las características de este personsaje se repetirán en filmes posteriores, como Granujas de medio pelo (2000).



Sin que Toma el dinero y corre sea una brillante película de humor ácido e ingenioso, la verdad es que merece la pena detenerse en ella para reírse con las primeras escenas de Woody Allen. En películas como ésta vemos las raíces del mejor Allen, quizá por ello no deberían caer en el olvido nunca.

No hay comentarios: