lunes, 29 de diciembre de 2008

'Dejad de quererme', Jean Becker

Resulta complicado resumir esta película sin desvelar algún detalle importante del argumento. No obstante, vamos a intentarlo. Antoine es un francés que pasa de los 40 años y que parece tenerlo todo en la vida: una esposa atenta, dos hijos maravillosos y una empresa publicitaria que le da dinero y prestigio. Pero una mañana, Antoine decide acabar con todo. Le pide a su socio que le compre su parte del negocio y, más tarde, adopta una actitud agresiva con su familia y sus amigos. Nadie entiende qué le ocurre a Antoine, pero éste no les dará tiempo a ayudarle, ya que esa misma noche decide marcharse lejos de todos.

La pregunta sería: ¿qué le pasa a Antoine para dar ese cambio en su vida? Rápidamente uno podría pensar que se trata de una película tipo American Beauty, pero en realidad no tiene nada que ver una con otra.

Jean Becker -director y guionista- ha adaptado la novela de François d'Épenoux y nos presenta una historia que, aunque resulte un poco difícil de sostener, acaba siendo tan poderosa como brutal. Si el espectador se detiene demasiado tiempo en considerar la credibilidad de la historia de Antoine, seguramente perderá el interés a medida que llegamos al desenlace del filme; pero si el público quiere darle una oportunidad a la película, al final disfrutará de un drama bastante correcto.


Dejad de quererme (2008) cuenta con la brillante interpretación de Albert Dupontel, para mí uno de los mejores actores franceses del momento. Siempre mantengo que el cine francés, en general, es de confianza y me gusta comprobar que con cada película del país vecino que veo, me afianzo en esta creencia. Qué suerte la mía.

No hay comentarios: