jueves, 6 de noviembre de 2008

'El incidente', M. Night Shyamalan

Tengo una amiga que me advierte cada vez que me dispongo a ver una película de M. Night Shyamalan: "no pierdas el tiempo -me dice-, este director ya hace tiempo que perdió fuerza". Pero yo, masoquista, le doy una oportunidad tras otra. El sexto sentido me entusiasmó; El protegido me gustó, aunque menos; Señales me pareció terrible; El bosque me hizo recuperar sensiblemente la confianza en Syamalan; La joven del agua insufrible; El incidente (2008)...

En la coste este de Estados Unidos una toxina está provocando una extraña reacción en los seres humanos: les causa una reacción autodestructiva y se suicidan. Un grupo de ciudadanos intenta huir, pero cuanto más trayecto recorren, más se extiende la toxina. Nadie sabe explicar a qué se debe, pero tampoco hay tiempo para hacerse preguntas: cada vez hay más muerte y no hay forma de pararlo.

¿Han visto 28 días después o 28 semanas después? Les recuerdo el argumento: un virus se ha apoderado de los humanos y les provoca un ataque de rabia contagioso que va matando a cada vez a más personas. El incidente es más o menos parecido, con la diferencia de que la destrucción es sobre los individuos mismos.


La película es tan floja como las últimas a las que nos tiene acostumbrados este director y guionista, que parece vivir más del rédito de El sexto sentido, que de otra cosa. Las interpretaciones son bastante flojas, el guión es pésimo y la dirección por un estilo. ¿Por qué cuando hay un grupo de treinta personas, solamente son susceptibles de salvarse los protagonistas? ¿Y por qué el final es tan previsible? ¿Por qué si hay dos personas en un campo, separados por unos metros de diferencia, solamente se infecta una (la que no es protagonista de la película)? ¿Por qué M. Night Shyamalan nos sigue aburriendo con argumentos tan insostenibles?

El incidente es una película floja en toda su dimensión. No hay nada que podamos salvar. Lo bueno es que, como uno no espera nada de la película antes de verla, tampoco se decepciona al final; solamente se resigna.

No hay comentarios: