domingo, 5 de octubre de 2008

'Mujeres al borde de un ataque de nervios', Pedro Almodóvar

Que alguien me diga qué tiene esta película para ser considerada una obra maestra. Me pregunto qué sentido tiene un filme que más bien debería llamarse "público al borde de un ataque de nervios", porque viéndola he sentido algo así como convulsiones y ataques de ansiedad. Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) me parece de lo más estúpido del cine español de los 80 y, de paso, de lo peor de Almodóvar.

El director manchego -creo- ha sabido demostrar cierta evolución en su trayectoria y sus últimas películas tienen algo de seriedad que el resto de películas suyas no tiene. Hable con ella (2002) o Todo sobre mi madre (1999) son excelentes películas, pero desde Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980) hasta Carne trémula (1997), no le veo la gracia a Almodóvar. Empiezo a creer que es un director para determinado tipo de público, cumpliendo esa máxima que dice que "Almodóvar o te gusta o no te gusta", que es algo así como decir: "o eres fan de todo y lo defiendes a rajatabla o te parece insufrible". Aunque intento alejarme de estas frases, lo cierto es que cada vez estoy más de acuerdo. Los fans de Almodóvar parece que les gusta todo y los que lo critican, lo repudian todo también. No hay por donde coger Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, ni Carne trémula, ni La flor de mi secreto (1995) ni Mujeres al borde de un ataque de nervios... Definitivamente sólo me gusta Almodóvar desde Todo sobre mi madre y miedo me da porque Volver (2006) me pareció muy floja. A ver qué nos cuenta en Los abrazos rotos (2009).

Pero vayamos a Mujeres... Carmen Maura encarna a una mujer desesperada por amor que le da por destrozarlo todo en escenas ridículas con teléfonos saltando por la ventana y gallinas en la terraza. María Barranco hace de neurótica aterrada por haber acogido en casa a terroristas árabes. Luego está el resto del reparto (Antonio Banderas, Rossy de Palma y compañía) que conforman el resto de personajes que fuerzan situaciones tan absurdas que podrían presumir de un humor más propio de un patio de escuela que de un guión de cine. Increíble que fuera nominada al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa e incomprensible que se considere este filme como una obra maestra.

No hay comentarios: