viernes, 17 de octubre de 2008

'La ley del deseo', Pedro Almodóvar

¿Qué tiene Almodóvar para que guste tanto? Me lo pregunto porque realmente no lo entiendo. Reconozco que las últimas películas (Todo sobre mi madre, La mala educación o Hable con ella)están bien, pero todo el Almodóvar de antes de Todo sobre mi madre me resulta insoportable. Las veo películas sin demasiado argumento, más bien como una exposición de sexo, homosexualidad y escenas sórdidas. Su cine cae en la vulgaridad y en lo soez con demasiada frecuencia y lo peor es que su sello sea ese.

La ley del deseo me ha parecido tan soporífera como Mujeres al borde de un ataque de nervios, La flor de mi secreto o Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.

Pablo (Eusebio Poncela) es director de cine; su hermana, Tina (Carmen Maura), es transexual. Juan (Miguel Molina) es el amante de Pablo, pero le abandona. Antonio (Antonio Banderas) aprovecha el momento para meterse en la vida de Pablo y en su cama. Cuando parece que es una perfecta relación sexual entre ambos, Antonio empieza a mostrar síntomas de locura y violencia. Antonio está dispuesta a cualquier cosa por quedarse con Pablo. Tina, durante toda la película, es algo así como un satélite que va dando vueltas alrededor de Pablo.


No es solamente que el argumento me parezca ridículo: un drama que mezcla elementos del thriller sin llegar a ser una cosa ni otra. Lo malo de La ley del deseo es que es todo caos, si a la película le quitamos los clichés típicos de Almodóvar (escenas de cama, transexualidad, homosexualidad...), nos quedamos con un filme que no explica nada, con argumentos vacíos.

Como siempre digo cuando hablo de Almodóvar, menos mal que ha evolucionado y ahora está dejando a un lado sus paranoias para explicarnos historias con contenido. Más vale tarde que nunca.

No hay comentarios: