viernes, 31 de octubre de 2008

'El marido de la peluquera', Patrice Leconte

Me gusta el cine francés, lo digo con todo convencimiento. Son muy pocas las películas que me defraudan. Es algo así como un seguro a todo riesgo: si me apetece ver una buena película, me decanto por una película francesa (a veces también italiana).

Ayer, para matar un pequeño atisvo de aburrimiento, fui a la estantería y repasé mis dvd's. Entre los diferentes títulos, vi uno que captó mi atención inmediatamente: El marido de la peluquera (1990), de Patrice Leconte. Era uno de esos dvd's que uno compra sin haber visto la película antes, pero con la sospecha de que no se está equivocando. Y, efectivamente, no me equivoqué.

La sensacional interpretación de Jean Rochefort es tan buena, que le deja a uno sin palabras. Rochefort es Antoine, un hombre obsesionado con casarse con una peluquera. De niño, Antoine se enamoró de la peluquera de su barrio y, desde entonces, se prometió que, tarde o temprano, sería el marido de una de ellas. Mathilde (Anna Galiena) es la sensual peluquera a la que un día Antoine le pide que se case con él. Sin apenas conocerse, Mathilde acepta y entre ellos nace una historia de amor capaz de arrasar con todo.


La película destila sensualidad, amor, ternura, complicidad... Es pura pasión y desenfreno. Leconte se arriesgó con el guión y con la excasez de planos exteriores (la mayor parte del metraje transcurre en la peluquería), pero el resultado le salió más que bien. La banda sonor, por cierto, es tan original como maravillosa. Me ha fascinado El marido de la peluquera y, sin vacilar, será una película para ver una y otra vez.

1 comentario:

Patricia Tena dijo...

Yo cogí esta peli en primero de carrera de la biblio de la uni y la verdad es q no me acuerdo muy bien, pero sé que me dejó un buen sabor de boca y que me apunté esta frase en una libreta: "Mi padre siempre decía que la vida era muy sencilla. Que bastaba con desear con mucha fuerza algo o a alguien para obtenerlo. El fracaso no era más que la prueba de que el deseo no había sido suficientemente intenso".
Pues si te ha gustado, ahora tienes q ver "La chica del puente" q es del mismo director. Estoy de acuerdo con lo k dices del cine francés e italiano, a mi tb me pasa. Ya me la dejarás para revisarla.