sábado, 6 de septiembre de 2008

'Hable con ella', Pedro Almodóvar

Nadie discute ya que Pedro Almodóvar es uno de los mejores directores del cine español de hoy. Quizá porque su trayectoria -y su productora- le permiten hacer lo que realmente le apetezca, pero sea como sea, Hable con ella (2001) es una de esas grandes películas del director manchego. Dos años después de que Almodóvar ganara el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa por Todo sobre mi madre (1999), el director se llevó otra estatuilla con Hable con ella, esta vez al Mejor Guión, uno de los platos fuertes de la gala. Y la verdad es que la película tiene un buen guión. Almodóvar sabe cómo hacerlo: sabe dirigir, escribir, tiene muy claras sus ideas y además cuenta siempre con la impresionante música de Alberto Iglesias.

Marco (Darío Grandinetti) tiene una relación con la torera Lydia (Rosario Flores), que, tras sufrir una cogida con un toro, queda ingresada en coma en el hospital donde Benigno (Javier Cámara) cuida de Alicia (Leonor Watling). Benigno tiene una extraña relación con Alicia: él es enfermero y se siente enamorado de Alicia desde que la vio bailar en la academia que hay frente a su casa. El azar hizo que, después de un accidente, ella acabara ingresada en la misma clínica donde trabaja Benigno. Pero a éste se le escapa la situación de las manos y comete una locura de dramáticas consecuencias. Marco empieza una relación de amistad con Benigno, pero aunque Marco quiera, no puede dedicarle más tiempo del que dispone a Benigno.

De algún modo, Benigno es el nexo que mantiene unido a todos los personajes: él cuida de Alicia, se hace amigo de Marco y, de forma indirecta, de Lydia. Luego está el resto del reparto que son básicamente compañeros de trabajo de él, su portera (la maravillosa Chus Lampreave)... Hay, por cierto, un emotivo cameo de Cecilia Roth (Manuela en Todo sobre mi madre) y de Marisa Paredes (Huma Rojo en el mismo filme), haciendo de público en un concierto de Caetano Veloso (ni más ni menos).

La película destila una esencia entrañable. Con un buen director, unos excelentes actores (qué grande Javier Cámara) y un buen guión se hacen películas como ésta: Hable con ella, una película con carácter, un filme sensacional.

No hay comentarios: