miércoles, 2 de julio de 2008

'Planet Terror', Robert Rodríguez

Bajo el título genérico de Grindhouse, Quentin Tarantino y Robert Rodríguez acordaron hacer una película dividida en dos partes, que sirviera para rendir homenaje a las películas de terror de serie B de los años 70. Es decir, hacer un tributo a aquellos filmes con increíbles escenas llenas de sangre y con efectos especiales propios de producciones de bajo presupuesto. Grindhouse es, precisamente, el nombre que recibían las salas americanas donde se proyectaban este tipo de películas.

El proyecto de Tarantino y Rodríguez es una película en dos partes, aunque en España se estrenó como dos filmes por separado y de mayor extensión. La de Tarantino fue Death Proof (2007) -protagonizada por Kurt Russell- y la de Robert Rodríguez Planet Terror (2007).

Esta película relata cómo un virus ha empezado a contagiar a los seres humanos. Los efectos son peligrosos: convierte en zombies a aquellos a los que contagia. De ese modo, la gente empieza a perseguir y a comer personas, llenando las calles de sangre y terror. Un grupo formado por una streaper a la que le falta una pierna, una enfermera amenazada por su marido, un detenido, un cocinero en busca de la salsa perfecta... lucharán por sobrevivir a la amenazan zombie.

Robert Rodríguez consigue acercarse al máximo al cine de terror de serie B de los años 70. Aquellas escenas en que un zombie era capaz de arrancar un brazo de un simple mordisco o aquellas otras en las que un disparo destrozaba la cabeza de una persona derramando litro de sangre son las que ha creado el director.

Los efectos especiales son una mezcla de lo más avanzado que permite actualmente la tecnología con lo más antiguo (como aquellas escenas en las que para que la víctima sea eyectada varios metros, se recurría a una cuerda que los espectadores podían ver sin demasiadas dificultades). La película tiene momentos brillantes como cuando el detenido sujeta una metralleta en la pierna amputada de la streaper para que vaya matando zombies mientras van en la moto. O cuando esta misma chica aprovecha la onda expansiva de una explosión para saltar un muro de varios metros de alto. También es interesante la intervención en el reparto de Quentin Tarantino, que interpreta a un miembro del ejército americano infectado por el virus.

El montaje es igualmente sensacional. Imitando a lo que realmente se proyectaba en las Grindhouse, podemos ver unos trailers previos sobre películas también de serie B (falsos filmes), cortes bruscos (como también hace Tarantino en Death Proof) para cambiar de planos e incluso hay un momento en que la narración se interrumpe porque uno de los rodillos aparece quemado. Todo lo cual demuestra las condiciones en las que se proyectaban las películas en las míticas salas de cine.

Todos estos recursos técnicos están tan bien pensados, que hacen que Planet Terror sea, algo así, como una obra maestra.

No hay comentarios: