martes, 10 de junio de 2008

'Saw II', Darren Lynn Bousman

La segunda entrega de Saw, esta vez dirigida por Darren Lynn Bousman, sigue la línea argumental de la primera parte. Saw II (2005) propone otro juego macabro a diferentes personas en una casa: morirán en unas horas si no son capaces de encontrar la forma de salir de la estancia. Sus pulmones están impregnándose de un gas mortal, que poco a poco los debilita. La desesperación de algunos y las ganas de sobrevivir a toda costa de otros harán que el gas y el meticuloso asesino en serie que los está vigilando no sean los únicos peligros de la casa. Además, el policía encargado del caso tiene un buen motivo dentro de la casa como para resolverlo antes de que se consuma el tiempo de juego.

Aunque esta segunda parte de la serie no es tan extraordinaria como lo fue la primera, hay que reconocer que también consigue enganchar al espectador a la pantalla. La trama es parecida: el asesino empieza un juego con personas escrupulosamente seleccionadas y, a medida que se acerca el final, el guión da un giro inesperado. Este momento no es tan potente como en la primera parte, no tiene tanta fuerza, pero sigue siendo un golpe de efecto que el espectador está esperando.

Muy acertados son los vínculos con la primera parte. Aunque cualquiera puede disfrutar de Saw II sin haber visto la uno, sacará mayor partido aquel que ha visto ambas películas. Así que, como decía, Saw II es una buena película, no tanto como la primera, pero esperemos que no más que la tercera. Que el ambiente asfixiante de Saw nos siga sorprendiendo con más genialidades en el futuro.

No hay comentarios: