lunes, 30 de junio de 2008

'Os declaro marido y marido', Dennis Dugan

Larry Valentine (Kevin James) es bombero y ve cómo su vida está en juego cada día. Es viudo y quiere que sus hijos hereden sus bienes si a él algún día le ocurre algo. Pero la burocracia es lenta y Larry teme que le ocurra algo antes de tener su testamento hecho. Una funcionaria le dice que todo iría más rápido si se casara, cediera sus bienes a su pareja y que ésta, después de la muerte de Larry, se encargara de dárselos a sus hijos. Aunque Larry no cree que sea una salida viable porque no conoce a otra mujer dispuesta a casarse con él, la solución la ve clara cuando en un incendio salva la vida a su compañero Chuck Levine (Adam Sandler), el cual le dice que está dispuesto a hacer cualquier cosa para agradecérselo. Larry le propone que se case con él para solucionar la cesión de bienes a sus hijos.

Estas comedias tontas donde el humor es vulgar y de mal gusto me sacan de quicio. Ya era de suponer que la película iba a estar llena de tópicos. Es una comedia sobre un matrimonio entre dos tíos (no son gays, sólo es conveniencia) y para ello han tenido que recurrir a gags tan gastados y poco ingeniosos como una escena de ducha donde a los compañeros bomberos se les cae la pastilla de jabón al suelo y nadie se atreve a recogerla. En la película se respira un ambiente de hombría asfixiante donde unos super machos se niegan a convivir con dos supuestos gays y donde incluso firman un papel para que sean trasladados del cuerpo de bomberos. Inlcuso Chuck Levine (Adam Sandler) prefiere dar un puñetazo a Kevin James antes que darle un beso, ya saben, él no es "marica".

En algún lado he leído que en la película se respira cierta homofobia y la verdad es que sí. Llena de tópicos que sirven para decir lo vergonzoso que es ser gay y lo bueno que es ser machote, la película intenta hacer humor a base de tópicos que no se ajustan a la realidad: no todos los gays, por ejemplo, son unas locas desatadas que se pasan el día practicando sexo.

Os declaro marido y marido (2007) me ha parecido una película bochornosa, carente de gracia y profundamente insultante. No entiendo por qué algunos directores se piensan que la vulgaridad hace gracia. En definitiva, es una película mala hasta la desesperación.

No hay comentarios: