miércoles, 11 de junio de 2008

'Next door', Pal Sletaune

La primera escena de Next door es la visita de Ingrid (Anna Bache-Wiig) a casa de su ex novio, John (Kristoffer Joner -Premio Amanda de la Academia Noruega al Mejor Actor). Ella viene a buscar sus cosas, que dejó en casa de él antes de marcharse. A Ingrid la espera en el coche su actual novio, que aguarda por si John tiene una actitud violenta con ella, pero éste se extraña de que Ingrid no venga sola, cuando él –afirma- nunca la ha tratado mal.

John tiene una vida normal hasta que un día, una de sus vecinas, Anne (Cecilie Mosli), le pide que la ayude a mover un armario en casa. John no recuerda haber visto a Anne anteriormente ni a su compañera de piso, Kim (Julia Schacht). Ellas viven en un ambiente extraño, en una casa con largos pasillos, con innumerables habitaciones cerradas con llave, colores oscuros, todo en desorden… John es un vecino amable que no duda en ayudarles, a pesar de la desconfianza que les suscita estas dos guapas vecinas; pero esa amabilidad se vuelve en desespero cuando las chicas deciden dejarlo encerrado constantemente, lo introducen en un angustiado juego de seducción y le empiezan a contar cosas de su pasado, que no le va a gustar nada –las paredes parecen ser más finas de lo que pensaba.

El sexo, la violencia, la angustia y la sangre empiezan a mezclarse haciendo que John empiece a perder la cordura. ¿Qué quieren de él estas dos jóvenes? ¿Por qué no las había visto antes pero, sin embargo, saben tanto de su vida? Verdad y mentira arremeten contra John haciendo que no pueda controlar su entorno ni entienda por qué hay puertas donde antes no las había o por qué hay paredes que surgen de la nada.

Next door –la puerta de al lado- es un thriller psicológico, también de terror, donde el espectador acaba haciéndose partícipe de la angustia que siente el protagonista, con esos ambientes lúgubres, cargados y a la vez asfixiantes –tan solo vemos dos espacios: el edificio donde viven John y sus vecinas y la oficina donde él trabaja - y unas escenas tan retorcidas.

Pal Sletaune ha sido el guionista y director de Next door -anteriormente también lo fue de Budbringeren-, esta película escandinava del 2005, que llegó a España dos años después distribuida por Eurocine Films. La crítica internacional señaló de Next door:

“Un homenaje a Roman Polanski, particularmente a El Quimérico Inquilino y Repulsión, con influencias de David Lynch” – Variety.

“Si Roman Polanski, David Lynch y David Cronenberg hicieran una película juntos, el resultado podría ser Next door” – The Film Asylum.

Next door es una película impactante e inquietante que te mantiene al límite durante la mayor parte del metraje” – Fimlstalker.

Y lo cierto es que sí tiene mucho de Polanski y David Lynch; podrá comprobarlo cualquier espectador que vea la película. Next door no dejará indiferente a nadie.

No hay comentarios: