domingo, 15 de junio de 2008

'La búsqueda (National Tresaure)', Jon Turteltaub

Benjamin Gates (Nicolas Cage) es descendiente de una familia de cazatesoros. Al tatarabuelo de su abuelo le fue confiado el secreto hace siglos de dónde se guarda el tesoro de los antiguos templarios. Nadie de su familia ha logrado nunca encontrar ninguna pista, unos por escepticismo y otros por falta de éxito. Pero Gates está seguro de la existencia del tesoro y estará dispuesto a luchar hasta el final para encontrarlo. Pero los antiguos compinches de Gates también están interesados en el mismo objetivo, aunque no estarán dispuestos a hacer concesiones.

No sé por qué razón el cine tiene que ser un fiel reflejo de la realidad. Son muchos los críticos que, cuando una película se permite cierta fantasía, rápidamente la tachan de inverosímil, poco creíble y demás. Esto no ocurre, claro está, si estamos ante un Indiana Jones o una película clasificada directamente como ciencia ficción. El cine de aventuras tiene la pega de que no está hecho para los críticos. Al menos para los críticos con el culo plano que se pasan todo el día sentados viendo cine clásico y con la cabeza más cuadrada que el televisor.

Yo me pregunto por qué una película no puede ampararse en la ficción para narrarnos una historia de aventuras, te antiguos tesoros, de templarios... La busqueda (2004) en ningún momento pretende ser una producción tipo El código da Vinci, como han apuntado algunos eruditos, con sociedades secretas o misterios históricos. La película dirigida por Jon Turteltaub solamente pretende entretener a los espectadores con una historia sin grandes complejidades, pero llena de emoción y simpatía.

Si el espectador se enfrenta a La búsqueda para encontrar una super producción con mucha acción, muertes o tramas retorcidas, se perderá. Esta película es simplemente un relato lleno de aventuras, apta para todos los públicos y que merece la pena ver.

Admito algunas flaquezas del guión, como que los acertijos se resuelven demasiado rápido, que los perseguidores de Benjamin Gates no pierden la pista de la tropa en ningún momento y que con la misma velocidad que Gates es encontrado, éste los despista. También podríamos decir que es mejorable la relación entre algunos personajes (el policía y Gates, Gates y sus perseguidores...). Pero incluso estos aspectos son perdonables teniendo en cuenta el tono de la película. Incluso el final, previsible desde el principio, entra dentro de cierta lógica.

La búsqueda es una película para disfrutar, relajarse ante el televisor y dejarse llevar por esta trama emocionante y sugerente. Y ya sabemos todos los espectadores que estas historias no ocurren en realidad, pero que nadie olvide que el cine no solamente sirve para reflejar la realidad, sino que a veces es el mejor medio para escapar de ella.

No hay comentarios: