domingo, 22 de junio de 2008

'La alianza del mal', Renny Harlin

En la Academia Spenser de Nueva Inglaterra están matriculados los alumnos más ricos y notables de una parte del país. Entre ellos hay un grupo de chicos, llamados los Hijos de Ipswich, descendientes de familias con poderes ocultos. Aunque no pueden mostrar sus poderes en público, hay uno de ellos que parece no importarle poner en riesgo al resto del grupo e incluso acabar con la vida de ellos.

Podríamos decir que la película guarda mucho parecido con la saga Harry Potter, ya que, a fin de cuentas, relata la vida de un grupo de chicos internados, con poderes mágicos, que, de repente, se ven amenazados por algo o alguien. Consecuentemente podríamos reprocharle al guionista -J.S. Cardone- y al director -Renny Harlin- su falta de originalidad. Pero en un momento en que los chicos empiezan a volar en un coche, uno de ellos dice algo así como "que te den, Harry Potter". Esta frase no parece gratuita, sino más bien un guiño a la saga protagonizada por Daniel Radcliffe.

En general, La alianza del mal (2006) es una película bastante entretenida con muchos efectos especiales. Cierto es que hay momentos en que se perciben ciertas torpezas del guión (por ejemplo, cuando uno de los chicos recrimina a otro que use los poderes en público, pero luego no duda en hacer volar el coche delante de los ojos de la policía). También resulta poco convincente la forma tan natural que tiene la novia del protagonista de enterarse del auténtico linaje de los Hijos de Ipswich.

Lo que no entiendo tampoco es la obsesión que tienen los directores de que cuando la película se basa en la convivencia en un instituto, internado o universidad, el reparto tiene que ser físicamente perfecto. Los chicos todos fibraditos (para que en las escenas de piscina, puedan enseñar torso y hacear babear el público femenino y gay) y las chicas estupendas (para el otro porcentaje de espectadores). ¿Acaso en las universidades, internados e institutos americanos solamente estudian modelos? Yo hubiese apostado por un poco más de diversidad.

Por lo demás, y como dije antes, la película es entretenida. Gustará a aquellos que disfruten con películas de magia y que les encante hacer volar su imaginación; no gustará, en cambio, a los espectadores ávidos de historias reales y verosímiles (ya se sabe, la magia, en realidad, no existe).

No hay comentarios: