jueves, 26 de junio de 2008

'Hannibal: el origen del mal', Peter Webber

Precuela de la saga Hannibal Lecter. En esta película se narra el génesis de unos de los asesinos más interesantes de la historia del cine. Hannibal ha crecido con su familia en Lituania hasta que las bombas de la Segunda Guerra Mundial mataron a sus padres. Del ataque ruso solamente han sobrevivido su hermana, Misha, y él. Pero cuando el joven Lecter intenta proteger a su hermana de los ataques y del frío, un grupo de soldados lituanos entra en casa. Dado que están aislados y no tienen comida, deciden que alguien debe morir para que su carne alimente a los demás. Este es el punto de partida de la transformación de Hannibal, que no podrá descansar hasta borrar de su mente la trágica escena que presenció ante los soldados lituanos.

Esta película tiene dos lecturas posibles. Nos la podemos tomar como lo que es: la precuela de la saga. En ese caso, seguramente los seguidores del personaje se sentirán algo decepcionados. No es que la película sea un fiasco, pero el perfil del personaje no acaba de adecuarse al Hannibal que todos conocemos (el interpretado magistralmente por Anthony Hopkins). En realidad, lo que nos cuenta Peter Webber, el director, en la película es que debido a un trauma infantil de Hannibal, el personaje se convierte en un despiadado asesino. En realidad, el personaje que aquí vemos solamente mata por aliviar su dolor, por aligerar el pesar de la pérdida de su familia. En cambio, en las sucesivas entregas de Hannibal, el personaje es diferente, él mata porque siente cierto placer haciéndolo. Le gusta comer carne humana.


La película no tiene apenas lazos con las otras partes, lo único que les une es el canibalismo. si este personaje, en lugar de llamarse Hannibal Lecter, se llamara de otro modo, la esencia no se perdería en ningún caso. Precisamente por eso, podemos ver el filme de otro modo, no como una precuela de la saga, sino como una película al margen de las otras partes. En ese caso, incluso podríamos decir que la película es bastante aceptable.


Exceptuando alguna escena y algún plano prescindible que le restan credibilidad a la película, Hannibal: el origen del mal (2007) está narrada con bastante dignidad. Como seguidor de la saga que soy, reconozco que el personaje no me acaba de encajar con el interpretado por Anthony Hopkins, pero si debo analizar el filme sin tener en cuenta las referencia de la saga, diría que me ha entretenido bastante y creo que Peter Webber se ha desenvuelto bastante bien.

No hay comentarios: