domingo, 8 de junio de 2008

'El prado de las estrellas', Mario Camus

El prado de las estrellas relata una historia de humildad; de hecho el film empieza con una cita del poeta T.S. Elliot sobre la humildad. Los protagonistas son mayoritariamente gente de campo, de aldea. Alfonso (Álvaro de Luna) es un viejo campesino ilusionado con la vida que no quiere más de lo que necesita. Cuando tiene tiempo se escapa a la residencia de ancianos, donde está ingresada Nanda (Mari González), una amiga y antigua vecina que está internada y que no ve a su familia desde hace meses. Nanda solamente tiene a Alfonso. Nanda tiene varias propiedades, pero las mantiene alquiladas a cambio de bajísimas cuotas a campesinos que necesitan sus tierras para subsistir. Un día aparece un administrador de un hijo de Nanda para hacer un inventario de sus propiedades ya que su hijo quiere construir una urbanización en un prado de la anciana. Ese prado es el de las estrellas, el lugar donde Alfonso, cuando era niño, subía el ganado y se echaba durante la noche observando el cielo.

Por otro lado, Luisa (Marian González) es una joven independiente que trabaja en la residencia de ancianos. Es también propietaria de algunas tierras, pero su interés es ir a la costa para trabajar de lo que realmente le gusta, asistente social. Su hermano, Martín, es un joven soñador que vive con el deseo de ser ciclista profesional. Cuando entrena, es visto por Alfonso y ambos se ponen manos a la obra, junto con algunos amigos de Alfonso, para hacer de Martín un gran campeón a la vez de un gran muchacho.

El protagonista de El prado de las estrellas, Álvaro de Luna, hace un papel realmente abrumador, maravilloso, una actuación sobresaliente. El joven Óscar Abad no lo hace mal, su papel no es demasiado complicado así que la interpretación la resuelve bastante bien. Otros miembros del reparto han demostrado, creo yo, su valía, como Marian Aguilera o la impagable y arrebatadora actuación de Mari González en el papel de Nanda.

La película está escrita y dirigida por Mario Camus, un director de esos que huyen a toda costa de las producciones comerciales y se centran en contar historias humanas. El prado de las estrellas es una apuesta clarísima por un tipo de cine que pretende transmitir unos valores, unas emociones que, sin duda, calan en el espectador. Camus configura un mundo de gente humilde y maravillosa que intenta vivir al margen de la corrupción de las grandes ciudades. Una película de contrastes rodada en parajes preciosos de Cantabria.

Mario Camus es uno de esos directores que hace que ir al cine valga la pena. El prado de las estrellas es una película estupenda que exalta los valores humanos. Queda más que recomendada.

No hay comentarios: