jueves, 12 de junio de 2008

'Darkness', Jaume Balagueró

Con Darkness, Jaume Balagueró demostró que uno no puede pretender crear una buena película a base de fijar la mirada en el peor cine de terror americano. El argumento de esta película, flojo donde los haya, remite a tantas otras obras cinematográficas que jamás pasarán a la historia.

Una familia llega a una casa apartada de la ciudad. El marido padece una extraña enfermedad que le hace reaccionar con agresividad, la hija está deseando marcharse y el niño pequeño, como no podría ser de otro modo, es el primero que sufre la amenaza de los espíritus del pasado que regentan la casa. El misterio gira alrededor de un acontecimiento que tuvo lugar 40 años atrás en ese lugar. La familia verá cómo sus vidas corren peligro y tendrán que enfrentarse a los fenómenos que están ocurriendo.

Más de lo mismo: una casa encantada, un niño que ve fantasmas, una madre que no cree a su hijo, una hija rebeldona, un misterio del pasado que vuelve para cobrarse a una nueva víctima. El argumento es tan poco original que incluso esos espíritus que andan errantes son los de niños asesinados tiempo atrás. Que nadie se asuste, no desvelo nada, lo que cuento se ve a los primeros diez minutos de metraje.

Darkness resulta ser un cúmulo de despropósitos, cuál más grande. Ya no sólo que el guión esté lleno de tópicos que ya aburren, sino que la dirección e incluso el trabajo de los actores resulta insulso. El papel del padre enfermo (Iain Glen) es del todo surrealista, la hija mayor (Anna Paquin) responde más bien al prototipo de mala actriz de serie española de institutos y la madre (Lena Olin) no hace creíble ninguno de sus gestos. Ni siquiera Fele Martínez, en el papel de novio de la hija, convence lo más mínimo.

Darkness me ha parecido más un guión incoherente lleno de tópicos, una dirección ineficaz y una interpretación floja. En definitiva, un fiasco de película de principio a fin. Insoportable.

No hay comentarios: