lunes, 30 de junio de 2008

'Cuando tú no estás', Mario Camus

Mario Camus dirigió en 1966 esta película protagonizada por el cantante Raphael. Cuando tú no estás es el título y narra la lucha de Raphael por conseguir la fama con sus canciones. El protagonista trabaja en algunos locales poco conocidos en espectáculos de variedades, pero lo que él desea de verdad es que sus discos estén al lado de los de Charles Aznavour y los demás grandes de la canción internacional de esos momentos.

Gracias a la intervención de una reconocida periodista, consigue que su nombre empiece a sonar entre la gente. Raphael actúa en una emisora de radio, lo que supone el primer peldaño de una carrera hacia el éxito.

Siempre es importante echar un vistazo a la historia de nuestro cine y en los años 60 era normal que cantantes españoles protagonizaran películas. Muchos son los nombres fuertes de la canción que han aparecido en la gran pantalla. Raphael es uno de esos casos.

La gracia de estas películas es ver cómo el guionista consigue encajar una historia con las canciones del propio cantante. Nada más empezar la película lo primero que vemos es a Raphael cantando; una escena calcada sirve para cerrar el filme. Es curioso analizar los planos que utiliza el director para resaltar a la gran estrella. Cuando el protagonista arranca a cantar, es curioso ver cómo la cámara alterna diferentes primeros planos para destacar que es, ni más ni menos, que el gran Raphael. Es obvio que son películas hechas a la medida de la estrella, para que él se luzca.

Raphael se muestra como un gran amante, buena persona, genial artista, inalterable en sus objetivos, luchador, pero a la vez débil... En definitiva, algo así como un superespañol de los años 60.

Y la verdad es que la película no está nada mal. Mario Camús hizo una película entretenida protagonizada por un actor reconocido con canciones que, en los 60, pegaban fuerte. Interesante espectáculo...

1 comentario:

Patricia Tena dijo...

Entrar en tu blog de cine y ver una reseña sobre esta peli no tiene precio. Aunque eso demuestra que, como buen crítico cinematográfico, estás abierto a todos los estilos y géneros (incluso aunque salga Raphael) :) un besote y hoy me pasaré a verte