lunes, 23 de junio de 2008

'Caos calmo', Antonio Luigi Grimaldi

En el mismo momento en que Pietro (Nanni Moretti) salva la vida de una bañista a punto de ahogarse en la playa, su esposa fallece repentinamente. A partir de ese momento, Pietro decide dedicarse en exclusiva a su hija, Claudia, una niña de apenas diez años. Pietro decide permanecer día tras día en el parque que hay frente a la escuela donde estudia Claudia hasta aguardar la hora en que sale la pequeña. En ese tiempo, Pietro tendrá la oportunidad de observar el entorno, reflexionar sobre su vida y escuchar a los demás. Para Pietro la vida ha cambiado de sentido aunque no parece demasiado obcecado en descubrir cuál es, a pesar de la ayuda que todos quieren prestarle.

Pietro es el eje absoluto de la película. Todo lo que ocurre en Caos calmo (2008) tiene que ver con el protagonista, no hay historias paralelas. Pietro se encuentra en un momento de incertidumbre después de la muerte de su esposa; ni él mismo sabe si siente dolor por la pérdida. La pequeña Claudia tampoco muestra síntomas de angustia, lo que hace reflexionar a Pietro y, sobre todo, a su hermano, Carlo (Alessandro Gassman).

El parque frente a la escuela de Claudia será el punto de encuentro entre los distintos personajes, todos quieren hablar con Pietro: su hermano, su cuñada, su compañero de trabajo, madres de compañeras de Claudia... Aunque Pietro dice en algún momento que lo único que quiere es estar tranquilo con su hija, no podrá evitar prestar ayuda a los demás.

Nanni Moretti demuestra con esta película su magnífica capacidad de interpretación. El papel de Pietro requiere la máxima profesionalidad, dado que todo Caos calmo es Pietro. Si falla la interpretación, la película se viene abajo. Y lo cierto es que, a pesar de que el personaje expresa diferentes estados de ánimo (cabreo, tristeza, tranquilidad, deseo sexual...), Nanni Moretti lo hace tan bien, que consigue que la película sea intachable. Moretti, por cierto, también es coguionista de la película, basada en la novela de Sandro Veronesi La forza del passato.

Podría seguir durante largo rato elogiando la película, por ejemplo diciendo que la banda sonora es fantástica, lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que ha corrido a cargo de Paolo Buonvino (Manuale d'amore, Manuale d'amore 2).

Dos son, para mí, los dos grandes momentos de la película. Uno es la escena de sexo desenfrenado de Pietro y la otra es la aparición estelar de Roman Polanski.

Vale la pena ver Caos calmo, aunque sólo sea por disfrutar de una genial interpretación. Nanno Moretti es de los grandes, sin duda.

No hay comentarios: