sábado, 14 de junio de 2008

'American Pie 6: Fraternidad Beta', Andrew Waller

No sé por qué insisto en ver estas películas. Imagino que, cuando me planto ante el televisor y pongo alguna de estas comedias estúpidas, cumplo con el objetivo de la producción: reírme con alguna escena graciosa y no pensar demasiado. Pero la saga American Pie empieza ya a cansar, incluso al menos exigente. No ya porque los personajes sigan siempre los mismos patrones (chicas explosivas, la pandilla de los superchicos en busca de carne y luego los frikis). El sexo siempre está detrás de cualquier movimiento.

Hay tan poca originalidad en esta película, que parece que, aunque los actores son diferentes, los personajes son los mismos una y otra vez. De hecho, más o menos es así, porque la historia es como una repetición de las otras entregas. Cada película que se hace de American Pie tiene menos gracia. No sólo eso, sino que los gags son cada vez más indecentes y vulgares, porque ya me dirán donde está la gracia a que una chica se meta entre las piernas una botella de cerveza y la saque destapada, como si en lugar de genitales tuviera un abrechapas.

Esta película se resume en un grupo de adolescentes super salidos que busca sexo. Esta vez las chicas no tienen reparo en desnudarse a la más mínima, los chicos hacen bromas que no tienen gracia alguna para entrar en una estúpida hermandad. Por no hablar de un exhibicionismo tan sobado, que le quita cualquier resto de verosimilitud.

Jamás entenderé la manía de desgastar una idea y una estructura hasta que resulte insoportable. American Pie 6: Fraternidad Beta (2007) es insufrible.

No hay comentarios: